Estados Unidos desplegó Marines especializados hacia Puerto Príncipe

Estados Unidos envió una unidad especializada de Marines para ayudar a proteger la embajada estadounidense en Haití, mientras el país atraviesa una transición política en medio de un aumento de la violencia de las bandas, según informaron este miércoles 13 de marzo las autoridades.

Haití, la Comunidad del Caribe y Estados Unidos están creando un comité de líderes haitianos para sustituir al asediado primer ministro Ariel Henry y llevar al país a unas nuevas elecciones. Henry, presionado para dimitir por Estados Unidos, la Comunidad del Caribe, las bandas y los haitianos de a pie, dijo el lunes que dimitiría una vez que se hubiera constituido un consejo presidencial de transición y elegido a un líder interino.

El Mando Sur de Estados Unidos, que coordina la actividad militar estadounidense en la región, dijo el miércoles que había desplegado un Equipo de Seguridad Antiterrorista de la Flota de Marines, o FAST, “para mantener una fuerte capacidad de seguridad” en la embajada en Puerto Príncipe y “llevar a cabo el relevo en el lugar de nuestros actuales marines” a petición del Departamento de Estado.

Decenas de infantes de marina del FAST con base en Yorktown, Virginia, participaron en el despliegue de la embajada, dijo un funcionario de defensa de Estados Unidos, hablando bajo condición de anonimato para discutir una misión delicada y en curso.

Los Marines proporcionan seguridad a las misiones diplomáticas en todo el mundo, pero la llegada de los Marines especializados del FAST subraya el deterioro de la situación en Haití. Los pelotones FAST están en constante alerta para responder a las crisis, con la misión de desplegarse en 24 horas para asegurar lugares sensibles y defender al personal estadounidense en peligro.

Las unidades FAST están bien situadas para reforzar o evacuar embajadas porque están familiarizadas con las estructuras de las embajadas y ya están integradas con el Departamento de Estado, según los documentos de servicio del Cuerpo de Marines. También proporcionan seguridad para armas estratégicas y respuesta rápida a otras unidades ya desplegadas, incluyendo operaciones antiterroristas, según el Cuerpo de Marines.

Haití, que lleva décadas luchando contra la corrupción, la pobreza y la violencia, se ha sumido en el caos desde el asesinato, aún sin resolver, del presidente Jovenel Moïse en 2021. Las bandas armadas controlan más del 80% de Puerto Príncipe, según estimaciones de funcionarios de la ONU, y sus miembros secuestran, violan y matan con impunidad.

Este mes las bandas atacaron dos prisiones, liberando a miles de delincuentes, y asaltaron el aeropuerto internacional, el principal puerto marítimo y al menos una docena de comisarías. Los cadáveres se han acumulado en las calles de la capital sin que haya trabajadores del gobierno que se los lleven.

La presidencia haitiana sigue vacante y el mandato de los últimos legisladores expira en enero de 2023. Eso ha dejado a Henry, que fue nombrado por Moïse días antes de su asesinato, al frente del gobierno. El neurocirujano de 74 años ha suscitado críticas por no haber controlado la violencia ni convocado nuevas elecciones.

El primer ministro se encontraba en Nairobi para recabar apoyos para una fuerza de seguridad para Haití aprobada por la ONU y dirigida por Kenia cuando la violencia se intensificó recientemente. No ha podido regresar. Se le vio por última vez en Puerto Rico, territorio estadounidense en el Caribe.

El gobierno de Biden dedicó casi un año a buscar un país que dirigiera la misión multinacional de apoyo a la seguridad en Haití, y redactó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que la autorizaba. Estados Unidos proporcionará apoyo logístico, de inteligencia, aéreo y médico, y 300 millones de dólares en financiación, según las autoridades, pero no participará en las patrullas callejeras.

El Departamento de Estado está investigando las unidades de policía keniatas que se desplegarán para asegurarse de que no han estado implicadas en violaciones de los derechos humanos.

“Esta semana, el Departamento de Defensa ha duplicado la financiación para la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad (MSS), y estamos trabajando con socios haitianos, kenianos y de otros países para acelerar su despliegue en apoyo de la Policía Nacional de Haití y para restablecer la seguridad en Haití”, declaró el Mando Sur. “El Departamento de Defensa está en posición de proporcionar apoyo habilitante para el MSS, incluyendo asistencia en la planificación, intercambio de información, transporte aéreo y apoyo médico”.

El despliegue del FAST el martes por la noche fue la segunda movilización estadounidense en una semana para la embajada en Haití. El domingo se enviaron planificadores y personal logístico, dijo un segundo funcionario de defensa estadounidense. Esa operación fue para “permitir que las operaciones de la misión de nuestra Embajada continúen, y permitir la salida del personal no esencial”, dijo el Comando Sur.

FUENTE/ INFOBAE 

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful