Los cubanos están en una crisis económica que los mantiene hambrientos

CUBA- Como millones de cubanos, María de los Ángeles Pozo recuerda con cariño cuando una libreta de racionamiento del gobierno alimentaba a su familia con todo, desde hamburguesas, pescado, leche, hasta chocolate y cerveza. La gente incluso recibía pasteles para cumpleaños y bodas.

La “libreta”, como la conocen los cubanos, se lanzó en julio de 1963 y se convirtió en uno de los pilares del sistema socialista de la isla, ayudando a la gente a superar crisis, incluidos los recortes en la ayuda soviética que llevaron a las privaciones de la década de 1990 conocidas como el “Período Especial”. “

Ese sistema está atravesando una profunda crisis económica que ha provocado el éxodo de casi medio millón de cubanos a Estados Unidos en los últimos dos años, y miles más se dirigen a Europa. También ha llevado a una reducción dramática en la disponibilidad de alimentos racionados para quienes no se van.

Muchos cubanos se sienten mal preparados para manejar su nuevo país, más desigual, sentimiento que ha empeorado a medida que se han abierto pequeños mercados privados, cobrando precios similares a los internacionales en un país que no ha permitido el comercio no estatal en las últimas décadas y donde Los ingresos se mantienen entre $16 y $23 mensuales.

“Todo llega en porciones pequeñas y con retraso”, dijo Pozo, de 57 años, trabajadora escolar que se jubiló para cuidar a su hermana y a su padre discapacitados en el departamento que comparten en La Habana Vieja. Entre los tres ganan 10 dólares al mes.

Productos básicos como un kilo (2,2 libras) de leche en polvo pueden costar hasta 8 dólares.

“Ya no tenemos los bienes a los que estábamos acostumbrados”, dijo Pozo. “Estamos sufriendo muchas privaciones”.

Los manifestantes salieron a las calles de la ciudad oriental de Santiago este mes denunciando cortes de energía que duraron hasta ocho horas y escasez de alimentos. Los medios estatales confirmaron las protestas en Santiago y los cubanos dentro y fuera de la isla rápidamente compartieron videos que mostraban a personas cantando “electricidad y comida” en plataformas como X y Facebook. Un grupo no gubernamental de derechos humanos que monitorea a Cuba dijo que hubo al menos tres arrestos.

Pozo paga sólo $2 en las tiendas estatales subsidiadas al tipo de cambio actual. En febrero consiguió unos cuantos kilos de arroz, frijoles, algo de azúcar y sal, aceite, carne procesada y jabón para su familia de tres miembros.

Pozo dijo que no recibe dinero de familiares en el extranjero, un indicador importante de las diferencias de clase en la Cuba de 2024, y que alrededor del 70 por ciento de las familias sí lo reciben.

Si bien no hay cifras oficiales, muchos expertos estiman que los cubanos en el extranjero enviaron 3 mil millones de dólares a casa en 2019.

Cuba ha luchado durante mucho tiempo contra la falta de producción.

La falta de divisas fuertes y del equipo necesario está empeorando aún más la situación sin suministros agrícolas como insecticidas y fertilizantes, dijo Ricardo Torres, economista de la American University en Washington.

Sin una economía de mercado que funcione, la agricultura cubana se ha medido durante mucho tiempo por objetivos de producción socialistas que rara vez ha podido cumplir.

Camagüey, uno de los principales centros ganaderos de Cuba, sólo produjo 42,8 millones de litros (11,3 millones de galones) de leche el año pasado, de 81,3 millones de litros (21,5 millones de galones) que los productores habían acordado vender.

Los productores, por su parte, se quejan de que los precios gubernamentales no cubren los gastos.

El gobierno cubano culpa al daño económico causado por el COVID-19, junto con las sanciones estadounidenses y los cambios macroeconómicos de los últimos años que han provocado una inflación severa.

“Se puede ver hoy tiendas privadas que tienen todos los productos que uno quiere: leche, pan, azúcar, lo que quiera, a precios que no son accesibles a la mayoría de la población”, dijo el vicecanciller Carlos Fernández de Cossío en un comunicado. Entrevista con The Associated Press. “El gobierno sigue comprometido a proporcionar la misma cantidad a todos”.

Las cifras oficiales muestran una inflación anual promedio de Cuba de casi el 50% anual durante los últimos tres años y una contracción del 2% en el Producto Interno Bruto.

Ante ese escenario, el gobierno ha estado tratando de reducir el número de personas que reciben alimentos subsidiados de aproximadamente cuatro millones de libretas.

Para la mayoría de los cubanos, el gobierno no está logrando abordar el problema más grave: el bajo salario neto como resultado de la baja productividad y la inflación.

“Los salarios deben aumentar”, dijo el jefe de mantenimiento Hilmer Pagán, de 53 años. AP

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful