República Dominicana lidera ránking del mercado ilícito de alcohol de América Latina

AGENDA56, SANTO DOMINGO.- A Miguel Torres, conocido como el Niño, de 51 años, sus amigos le advirtieron que no tomase “romo”, un sucedáneo del ron producido y vendido de forma clandestina en República Dominicana, pero él era un “borrachón” y se negó a oír los consejos, una decisión que le costó la vida. Como Miguel, en el país caribeño han fallecido 215 personas entre abril y junio, durante el confinamiento, por tomar este “ron pirata».

El “romo” es una mezcla de “clerén”, un destilado artesanal de alta graduación, y metanol, un alcohol de gran toxicidad que provoca dolores, ceguera y, si no se trata en pocas horas, la muerte. Detrás de las intoxicaciones existe un mercado ilícito de alcohol – en América Latina era del 15 % antes de la pandemia – que mueve cifras astronómicas y está controlado por mafias transnacionales que han hecho su agosto con la cuarentena, no solo en República Dominicana sino también en México, Panamá, Colombia, Puerto Rico, Argentina o Ecuador.

Los Gobiernos de estos países impulsaron “leyes secas” en todo el país o en algunas regiones durante la pandemia, en un continente que consume más alcohol que el resto del mundo, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Las restricciones al alcohol querían disuadir las fiestas clandestinas y evitar los contactos al calor de la borrachera, pero tuvieron un efecto colateral- “exacerbaron el comercio ilícito de alcohol”, explica a Efe Esteban Giudici, asesor de políticas de la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT).

“No solo su contrabando, sino la falsificación con productos que no son para el consumo humano, como puede ser el alcohol etílico de farmacia”, añade el experto.

La bebida que intoxicó a Miguel contenía metanol y a pesar de que las noticias sobre las muertes con el clerén causaron alarma desde principios de abril, muchas personas hicieron caso omiso a las advertencias.    “Le dije que no se bebiera eso, que se iba a morir, y me dijo- ‘cállese, coño, mariconazo. Que yo no tengo para beber más que esto.

Esto es lo que me voy a beber, que me muera’”, evoca a Efe un amigo, identificado como Félix, quien conserva todavía las botellas con etiquetas borradas en las que su colega compró la bebida “venenosa».

Los daños del alcohol ilícito no afectan sólo a quienes lo consumen, sino que impacta en la recaudación de impuestos de cada país de la región, con una pérdida fiscal de 1.693 millones de dólares en 2018 en total en toda la región y que impacta sobre todo a República Dominicana, con 262 millones menos recaudados o a México, con 362 millones menos en 2018, según Euromonitor International.

De hecho, es República Dominicana la que lidera el ránking del mercado ilícito de alcohol en la región, con un 30 % del cupo del mercado, un negocio donde las únicas caras visibles son las de las víctimas.

Como Nelson Díaz, que dice ser un “afortunado” ya que se tomó una “chatica”, una botella de un cuarto de litro de clerén, rebajada con agua “porque estaba muy fuerte”, y logró sobrevivir porque una doctora vecina le llevó rápido al hospital. Nelson no sospechaba nada porque las noticias hablaban de clerén y lo que él bebía, lo llama “pitrinchi».

Comentários no Facebook

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful